Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Cáncer de laringe


El cáncer de laringe, un tipo de cáncer de garganta, del que se diagnostican aproximadamente 2.100 nuevos casos cada año en España. Afortunadamente, estas cifras están disminuyendo a medida que un menor número de personas optan por fumar.

Este cáncer se localiza en la laringe, la zona de la garganta que incluye las cuerdas vocales. Consta de tres partes:

  • Glotis: porción intermedia de la laringe que contiene las cuerdas vocales
  • Supraglotis: zona situada por encima de las cuerdas vocales
  • Subglotis: zona situada entre las cuerdas vocales y la tráquea

Los síntomas del cáncer de laringe comprenden:

  • Ronquera y otros cambios en la voz
  • Problemas para tragar o respirar
  • Dolor de garganta persistente
  • Dolor de oído
  • Bulto en el cuello

La presencia de uno o más de los síntomas citados no implica necesariamente que tenga un cáncer de laringe. Sin embargo, es importante que consulte estos síntomas con su médico, ya que podrían indicar otros problemas de salud.

Noticias
Eventos

En este momentos no existen eventos de Cáncer de laringe

Docencia

En este momentos no existen cursos de Cáncer de laringe

Las personas que fuman, especialmente en combinación con el consumo de alcohol, son las que tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de laringe.

Otros factores de riesgo son:

Sexo: los varones tienen hasta cinco veces más probabilidades de contraer un cáncer de laringe que las mujeres y los varones de raza negra son los que corren un riesgo más alto.

 

Edad: la mayoría de los casos se producen por encima de los 65 años.

 

Exposición a determinadas sustancias químicas: entre ellas, níquel, amianto y vapores de ácido sulfúrico.

Diagnóstico
Dependiendo de la localización del tumor, algunos cánceres de laringe se detectan precozmente. El cáncer que se forma en las cuerdas vocales (no por encima ni por debajo) se diagnostica a menudo de forma precoz debido a la ronquera que causa.

Estadificación
La estadificación es el proceso de descubrir hasta dónde se ha diseminado el cáncer. Esto es muy importante porque el tipo de tratamiento y las posibilidades de recuperación dependen del estadio del cáncer.

El sistema de estadificación más utilizado en el cáncer de laringe es el sistema TNM, también conocido como sistema del American Joint Committee on Cancer (AJCC).

Este sistema ofrece tres tipos de información clave:

  • T significa tumor (hasta dónde se ha diseminado dentro de la laringe o hipofaringe y a los tejidos contiguos)
  • N describe si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos
  • M se refiere a diseminación (metástasis) a órganos distantes


Toda esta información se combina para obtener un estadio. Después del estadio 0 (que es el carcinoma in situ o cáncer que no ha crecido más allá de la capa de revestimiento de células), los estadios se etiquetan con números romanos de I a IV (1-4). Cuanto menor sea el número, menos se ha diseminado el cáncer. Un número alto, por ejemplo, estadio IV, supone un estadio más grave de la enfermedad.

En los cánceres de laringe en estadios iniciales (estadios I-II), los pacientes responden igual de bien a la cirugía o la radioterapia. En los cánceres en estadios intermedios (estadios II-III), una combinación de radioterapia y quimioterapia o de radioterapia y cirugía brinda la mejor oportunidad para conservar la laringe. Dependiendo de la localización y el tamaño del tumor, algunos pacientes pueden someterse a radioterapia o cirugía sola.

Cirugía
La cirugía puede conllevar la extirpación total o parcial de la laringe (laringectomía), de partes de la subglotis o supraglotis o únicamente de las cuerdas vocales (cordectomía). En algunos casos también se extirpa el tiroides. Una laringectomía parcial permite conservar el habla. En el MD Anderson se utilizan dos procedimientos para conservar la función normal:

 

Microcirugía láser transoral (MLT): se utiliza una fibra hueca flexible para transmitir energía de un láser de CO2, lo que permite que el cirujano llegue a zonas por lo demás inaccesibles y que realice una resección de 360 grados alrededor del tumor de una manera que antes no era posible.

 

Laringectomía parcial supracricoidea: se extirpan la supraglotis, las cuerdas vocales y el cartílago tiroides, al tiempo que se respetan otras estructuras necesarias para tragar y hablar.

 

Aunque técnicas avanzadas están ayudando a preservar la función normal, los pacientes a los que se ha extirpado toda la laringe o las cuerdas vocales perderán la capacidad de hablar o respirar con normalidad.

 

Existen varias opciones para restablecer el habla:

  • Una válvula especial que se implanta entre la tráquea y el esófago, que elimina la necesidad de una electrolaringe
  • Uso de un dispositivo vibrante manual (electrolaringe) para producir sonidos y palabras
  • Logopedia intensiva para aprender a utilizar el esófago para hablar

Otros tratamientos

Pueden utilizarse quimioterápicos para reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía o para destruir las células cancerosas residuales tras la cirugía o radioterapia. Puede utilizarse una combinación de quimioterapia y radioterapia como tratamiento primario de los pacientes con tumores de mayor tamaño o que no toleran la cirugía.

Supervivencia

Se insta firmemente a los pacientes con cáncer de laringe a que no fumen ni consuman alcohol durante y después del tratamiento del cáncer. El consumo de alcohol y tabaco puede hacer que los tratamientos sean menos satisfactorios, además de aumentar en gran medida las posibilidades de recidiva.

La vigilancia y las revisiones periódicas son fundamentales debido al elevado riesgo de que reaparezca el cáncer en la laringe o en otras zonas de la región de la cabeza y el cuello. Es posible que los pacientes tengan que acudir al médico cada dos meses durante los dos primeros años después del tratamiento, ya que el 80%-90% de los cánceres nuevos aparecen durante los tres primeros años.