Noticias | MD Anderson Cancer Center Madrid
Buscar

Noticias

Buscar en Todos Título Contenido
  • Las dosis de radiación que emiten estas semillas sirven de guía durante la intervención, ya que pueden ser captadas en el quirófano con un detector de radiación
  •  MD Anderson Cancer Center Madrid es uno de los pocos centros privados que realiza la técnica en estas lesiones, ya que requiere un equipo multidisciplinar de profesionales con gran especialización y experiencia
  • Esta técnica también se utiliza en lesiones de mama, pulmón y algunos músculos, con resultados también muy satisfactorios

 

Hoy día, el avance en técnicas de imagen como la tomografía axial computarizada (TAC) o la tomografía de emisión de positrones (PET) permite a los profesionales la detección de lesiones de un tamaño cada vez menor. El problema es que, en muchas ocasiones, las lesiones pequeñas detectadas con estas técnicas de imagen no son accesibles al tacto o a la vista, lo que dificulta su localización durante la cirugía necesaria para su extirpación con fines terapéuticos o diagnósticos. Un obstáculo que en MD Anderson Cancer Center Madrid solucionan con el marcaje de estas lesiones con semillas de yodo radiactivo capaces de guiar la intervención gracias a las dosis de radiación que emiten.

Estas semillas emiten dosis de radiación muy pequeñas, que no son perjudiciales para los pacientes, pero que los profesionales pueden seguir durante la intervención gracias a un detector especial”, explica el doctor Óscar Alonso, especialista en oncología quirúrgica digestiva de MD Anderson Madrid. “Este detector emite una señal acústica conforme nos vamos acercando a la lesión, que va incrementándose cuanto más cerca estamos de la misma”, continúa.

En la mayoría de las ocasiones, estas semillas se colocan unos días antes de la intervención ya que no se mueven de donde se sitúen y, una vez en quirófano, su localización gracias a la emisión de radiación permite a los profesionales situar de una forma mucho más precisa el instrumental de laparoscopia. “La posibilidad de preparar la intervención con la lesión perfectamente localizada y el paciente ya tumbado en la posición en la que vamos a trabajar mejora mucho la precisión”, apunta el doctor Alonso.

Esta técnica puede utilizarse tanto para la localización y extracción de tumores primarios como de metástasis, si bien suele ser más útil en metástasis ubicadas en el peritoneo o en los ganglios, ya que los tumores primarios suelen ubicarse normalmente en un determinado órgano y, para estos casos, se suelen utilizar otras técnicas como, por ejemplo, la endoscopia. Lo importante para decantarse por esta técnica es, sobre todo, el carácter de la lesión. “La cirugía radioguiada está indicada en lesiones intraabdominales pequeñas de difícil localización intraoperatoria”, aclara este especialista.

 

Marcaje con semillas en cáncer de mama

En MD Anderson Madrid, no solo utilizan esta técnica de cirugía radioguiada en lesiones pequeñas en el abdomen, sino también en lesiones de difícil acceso a la vista y al tacto en mama, pulmón y algunos músculos. Concretamente en mama, esta técnica con fines terapéuticos y/o diagnósticos ha logrado “reducir un 15-20% el tiempo de la cirugía con respecto a la técnica tradicional, el marcaje con arpón, y ha permitido ahorrar volúmenes de hasta 30 centímetros cúbicos de tejido sano en la mama”, tal y como explica la doctora María Eugenia Rioja, responsable de la implantación de la técnica del ganglio centinela y de las técnicas de cirugía radioguiada en el Departamento de Medicina Nuclear de MD Anderson Madrid.

Eso sí, lo más importante para el éxito de esta intervención es contar con un equipo multidisciplinar de profesionales, un aspecto que ha motivado que MD Anderson Madrid sea uno de los pocos centros privados que realizan esta técnica en nuestro país. Como explica el doctor Alonso, especialistas en medicina nuclear y radiología son los encargados de comenzar con el proceso, ya que son ellos los que marcan la lesión con las semillas. Posteriormente, para la realización de la intervención, se unen anestesistas, oncólogos quirúrgicos y todo un equipo multidisciplinar de profesionales muy especializados y con experiencia en esta área con el que no cuentan todos los centros hospitalarios.