Buscar

Noticias

Buscar en Todos Título Contenido

Madrid, 10 de junio de 2021.- El uso de las nuevas tecnologías en el diagnóstico del cáncer de próstata, como la biopsia por fusión, está suponiendo un gran avance en la detección temprana de este tipo de tumor, que afecta a 35.000 personas nuevas cada año en España1. Así lo ha puesto de manifiesto el Dr. Carlos Núñez, Jefe de Servicio Cirugía Urológica de MD Anderson Cancer Center Madrid, en el marco del Día Mundial del Cáncer de Próstata, que se celebra este viernes, 11 de junio.

Esta técnica permite ajustar el nivel de detección del cáncer de próstata por encima del 97% y diagnosticar un 30% más de cánceres agresivos que hubieran pasado desapercibidos en una biopsia tradicional. “Además, hace innecesario que se tengan que hacer biopsias tradicionales en todas las revisiones, consiguiendo evitar hasta el 40% de ellas. Únicamente, son necesarias para el diagnóstico inicial y, en los seguimientos posteriores, solo si existen alteraciones en las pruebas”, sostiene el especialista.

 

Esta técnica, que se recomienda emplear cuando la prueba de antígeno prostático específico (PSA) es sospechosa, es un procedimiento mínimamente invasivo que ofrece un mapa anatómico de la próstata de gran exactitud con las zonas afectadas por el tumor, ya que combina las imágenes de la próstata obtenidas de la resonancia magnética y de la ecografía, creando imágenes tridimensionales detalladas del órgano. Así, es más fácil observar áreas anormales de tejido para guiar la aguja de la biopsia al área de tejido anormal. 

Gracias a esta prueba se pueden aplicar tratamientos dirigidos, como la terapia focal, evitando la prostatectomía radical. Entre el 10% y el 15% de los casos de cáncer de próstata son candidatos a terapia focal y, de estos, se suelen tratar 9 de cada 10, excluyendo a aquellos cuyo tumor está muy cerca del esfínter, en cuyo caso es preferible optar por la cirugía para no dañarlo, indica Núñez. “De aquellos tratados con terapia focal, la tasa de curación está por encima del 70-80% a los cinco años, con un 100% de continencia y un 90% de la preservación de la potencia sexual”, agrega. 

Sistema PI-RADS

El doctor Núñez explica que para calcular la probabilidad de que un área sospechosa sea realmente cáncer, en radiología se utiliza el sistema de procesamiento de datos y generación de reportes para imágenes de la próstata (PI-RADS), con puntajes que van del 1 al 5. Entre 1 y 2 suelen considerarse benignos y a partir de 3 debe hacerse una biopsia para confirmar si es cancerígena o no, de las cuales entre el 40 y 50% suelen ser positivas. Si se obtiene un PI-RADS 4, los resultados positivos aumentan al 70-80%, y cuando los datos reflejan un PI-RADS 5, en un 90% de los casos se confirma el tumor cancerígeno.

“Es verdad que hay entre un 30 y 40% de tumores en los que no se ven las lesiones en la resonancia,  pero de estos, la mayoría son tumores poco agresivos”, asevera el urólogo. Y, de hecho, aún hay un 5% de casos que se diagnostican exclusivamente mediante el tacto rectal. “No hay que menospreciar ninguna técnica, todas ayudan al diagnóstico”, concluye.