Buscar

Nuestros pacientes dicen

En MD Anderson Madrid, el paciente es el centro de todo. Su testimonio y experiencia es una información relevante y esperanzadora para otros pacientes.


Todos sabemos que el cáncer es un trámite muy duro que pasar. Pero de él se sale y se pueden sacar experiencias muy positivas. De nuestro paso por la MD Anderson Madrid, me sorprendió el amor y el trato que recibimos. Obtuvimos curación, cariño, atención, y muy buenos amigos que todavía perduran. Me impresionó que todo el mundo te toca para darte ánimos y que hasta la señora de la limpieza dejara la habitación de mi hijo para arreglarla la última para que "el chico descanse mucho". Sigo volviendo al hospital y sintiéndome como en casa.- Gracias, muchas gracias.

Belén, madre de paciente.


Agradezco, mucho, mucho a los Drs/Dras de MD Anderson Madrid, el trato que me dan, cariñoso, humano, sincero y rápidos en abordar los problemas y sus posibles soluciones durante la enfermedad.

Creo muy sinceramente, que sin ellos/ellas oncólogas, radiólogos, ginecólogos, etc - son muchos los que se ven implicados en el proceso-, mi recuperación hubiera sido diferente, ya que me aportaron valores importantes para mi.

Cristina, paciente.


¡Sonreír cada día nos da aún más vida!

Ana, paciente.


Sentirte escuchada, cuidada, respetada, digna, amparada… en definitiva sentir que te dan CARIÑO, te da fuerza para TODO.

Manuela, paciente


Para mí, lo mejor de este hospital, es la gente. Sentir que estoy en las mejores manos, supuso desde el principio un descargo enorme; liberada de esa carga, mi trabajo consistió en abrir la mente y dejarme guiar y cuidar, para poder dar lo mejor de mí.  Todo el personal, (desde médicos, enfermeros y auxiliares, hasta mostrador, limpieza, cafetería, etc,) lo da todo para ayudarte a que te sientas mejor. Su buen humor y energía te alegran desde por la mañana. Así, poner todo de tu parte para tu recuperación, es mucho más fácil. Su ayuda y sus cuidados te dan fuerza y empujan a intentar mejorar. Todos te cuidan lo mejor posible, acabas sintiéndote como en casa.

Eliana, paciente