Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Macroglobulinemia de Waldenström


La macroglobulinemia de Waldenström es una forma rara y crónica de linfoma que afecta a las células plasmáticas de la sangre. Aparece principalmente en personas mayores de 65 años y es más frecuente en los varones de raza blanca. La macroglobulinemia de Waldenström es un linfoma de bajo grado, o inactivo, que se disemina con lentitud y se controla fácilmente con tratamiento cuando se diagnostica precozmente.

Síntomas

 

En algunos casos, la macroglobulinemia de Waldenström existe durante años sin producir ningún síntoma, la mayoría de los cuales son debidos a un espesamiento de la sangre. Aunque se trata de una enfermedad crónica, con el tiempo puede tornarse más agresiva o evolucionar a linfoma en caso de que no se trate.

  • Dolores de cabeza
  • Confusión
  • Pérdida de coordinación
  • Mareo
  • Problemas de visión
  • Tendencia a sangrar en exceso

La presencia de uno o más de los síntomas citados no implica necesariamente que tenga una macroglobulinemia de Waldenström. Sin embargo, es importante que consulte estos síntomas a su médico, ya que pueden indicar otros problemas de salud.

Noticias
Eventos

En este momentos no existen eventos de Macroglobulinemia de Waldenström

Docencia

En este momentos no existen cursos de Macroglobulinemia de Waldenström

Factores de riesgo
 

No existen factores de riesgo conocidos, aparte de la edad avanzada. La macroglobulinemia de Waldenström surge cuando las células plasmáticas de la sangre empiezan a producir cantidades anormales de un determinado anticuerpo, IgM, que hace que la sangre se torne más espesa y viscosa.

Al igual que otros tipos de linfomas no hodgkinianos, el tratamiento más eficaz es la quimioterapia, habitualmente una combinación de dos o más fármacos.

 

En algunos casos, se extrae el plasma del paciente y se repone con un sustituto, un procedimiento denominado plasmaféresis. Un trasplante de médula ósea puede ser necesario en pacientes más jóvenes. El interferón alfa, una inmunoterapia que utiliza las propias defensas del huésped para combatir la enfermedad, se está mostrando prometedor en pacientes con macroglobulinemia de Waldenström.