Cáncer de boca | MD Anderson Cancer Center Madrid
Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Cáncer de boca


La incidencia del cáncer de boca o cáncer oral en España es de aproximadamente 6 a 13 casos por 100.000 hombres / año y de 1 a 2 casos por 100.000 mujeres / año.

Casi todos los cánceres de boca aparecen en células pavimentosas, que revisten la boca y la bucofaringe. Es lo que se conoce como carcinomas epidermoides.

El cáncer de boca surge con mayor frecuencia en la lengua, el suelo de la boca y los labios. También puede empezar en las encías, los dientes, las glándulas salivales, el revestimiento de los labios y las mejillas, el paladar y por detrás de las muelas del juicio.

El cáncer de bucofaringe, también conocido como cáncer bucofaríngeo, comienza en la zona inmediatamente posterior a la boca (bucofaringe), aunque también puede surgir en la parte posterior de la lengua, la parte posterior de la boca y la úvula, las amígdalas y la parte posterior y las paredes laterales de la garganta.

Más de la mitad de los casos se diagnostican cuando el cáncer se ha diseminado a otras regiones del cuerpo. Las probabilidades de un tratamiento satisfactorio de los cánceres de boca son máximas cuando se detectan precozmente.

Muchos de los síntomas del cáncer de boca pueden ser causados por otros problemas que no resultan peligrosos. No obstante, dado que la detección precoz es importante para el éxito del tratamiento del cáncer de boca, consulte a su médico o dentista si observa zonas anómalas en la boca o la garganta u otros síntomas.

La leucoplasia es una zona o mancha blanca en la cavidad bucal. Alrededor del 25% de las leucoplasias son cancerosas o precancerosas.

La eritroplasia es una zona o mancha roja y elevada que sangra si se fricciona. Alrededor del 70% de los eritroplasias son cancerosas o precancerosas.

La eritroleucoplasia es una mancha con zonas rojas y blancas.

Otros síntomas del cáncer de boca son:

Llaga en la boca o la garganta que no cura
Dientes sueltos
Bulto o engrosamiento en cuello, cara, mandíbula, mejillas, lengua o encías
Problemas para tragar o sensación de que hay algo en la garganta
Dolor de oídos o de garganta que no desaparece
Dentaduras postizas que causan molestias o no se ajustan bien
Dificultad para masticar, tragar o mover la lengua o mandíbula
Mal aliento persistente
Pérdida de peso inexplicada
Cambio en la voz

Noticias
Eventos
The meeting will provide an educational venue in which current topics of relevance to practicing pathologists and other physicians, academic and non-academic, are presented and discussed.
Docencia
Coordinadores:  Dr. Miguel ángel Sanz  Hospital Universitario y Politécnico la Fe. Valencia, España Dr. Adolfo de la Fuente MD Anderson Cancer Center Madrid, España
Ensayos clínicos
Ensayo de fase 1a/2a, abierto y multicéntrico, para investigar la seguridad, tolerabilidad y actividad antitumoral de dosis repetidas de Sym015, una mezcla de anticuerpos monoclonales dirigida frente al receptor MET, en pacientes con tumores malignos sólidos en fase avanzada
Estudio fase IIIB, prospectivo, randomizado, abierto que evalúa la eficacia y seguridad de Heparina/Edoxaban versus Dalteparina en tromboembolismo venoso asociado con cáncer.
Tumores sólidos. Antiemesis Estudio fase III, multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, con control activo para evaluar la seguridad y eficacia de Rolapitant en la prevención de náuseas y vómitos por la quimioterapia (NVIQ) en pacientes que reciben quimioterapia altamente emética (QAE). A phase III, multicenter, randomized, double blind, placebo controlled study of the safety and efficacy of Rolapitant for the treatment of Chemotherapy-induced nausea and vomiting in subjects receiving highly Emetogenic Chemotherapy (HEC)
Ensayo clínico en fase I de determinación de dosis del antiangiogénico multidiana Dovitinib (TKI258) más paclitaxel en pacientes con tumores sólidos.

Factores de riesgo

Aunque se desconocen las causas exactas de los cánceres de boca, el consumo de alcohol y tabaco son factores de riesgo importantes. Recientemente se ha comprobado que el virus del papiloma humano provoca cánceres de las amígdalas y la parte posterior de la lengua.

Tabaco

El 90% de las personas con cáncer de boca y bucofaringe consume tabaco en alguna forma. El riesgo aumenta con la duración del hábito y la cantidad de tabaco consumida.

En concreto, el tabaco en pipa incrementa el riesgo de cáncer de labio y paladar blando. Las personas que consumen tabaco de mascar o rapé tienen más probabilidades de padecer cáncer de encías, mejillas y labios. El hecho de vivir con un fumador o trabajar en un entorno con humo puede causar tabaquismo pasivo, lo que también puede aumentar el riesgo.

Alcohol

Cerca del 80% de las personas con cánceres de boca son bebedoras importantes, de modo que consumen más de 21 bebidas alcohólicas por semana. Las personas que beben alcohol y fuman tienen seis veces más probabilidades de contraer un cáncer de boca y bucofaringe que las que no beben. La combinación de tabaco y alcohol es especialmente peligrosa.

Otros factores de riesgo son:

  • Infección por el virus del papiloma humano
  • Sexo: dos tercios de los pacientes son varones
  • Raza: el riesgo es mayor en las personas de raza negra
  • Edad: estos cánceres son más frecuentes en las personas mayores de 45 años
  • Exposición solar prolongada ( cáncer de labio)
  • Irritación a largo plazo causada por dentaduras postizas mal ajustadas
  • Nutrición deficiente, especialmente una dieta pobre en frutas y verduras
  • Inmunodepresores
  • Cáncer de cabeza y cuello previo
  • Exposición a radiación
  • Liquen plano, una enfermedad que suele afectar a las células que revisten la boca
  • Consumo de mate, una bebida hecha a partir de un tipo de acebo común en Sudamérica
  • Masticación de bolos de betel, un estimulante común en Asia

El médico o dentista le explorará la lengua, el paladar, la parte posterior de la garganta y el interior de las mejillas y los labios. También se explorará el suelo de la boca y los ganglios linfáticos.

En caso de descubrir anomalías durante la exploración, es habitual tomar una pequeña muestra de tejido, o biopsia. Un anatomopatólogo examinará la muestra de tejido al microscopio para comprobar si existen células cancerosas. Esta biopsia es importante, ya que es la única manera segura de saber si la zona anormal es cancerosa.

Estadificación

Cuando la biopsia indica la presencia de un cáncer, el siguiente paso consiste en determinar el estadio (extensión) de la enfermedad para que el médico planifique el tratamiento más apropiado. La estadificación también proporciona información sobre el pronóstico (desenlace previsto) del cáncer. El estadio tumoral viene determinado por el tamaño del tumor primario, el grado en que ha invadido los tejidos y si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos.

Estadio 0: las células anormales se encuentran en el revestimiento de los labios y la cavidad bucal.

Estas células anormales pueden convertirse en cáncer y diseminarse a tejidos normales próximos. El estadio 0 también se denomina carcinoma in situ.

Estadio I: se ha formado un cáncer y el tumor mide 2 cm o menos. El cáncer no se ha diseminado a los ganglios linfáticos.

Estadio II: el tumor mide más de 2 cm pero no supera los 4 cm y el cáncer no se ha diseminado a los ganglios linfáticos.

Estadio III: el tumor puede ser de cualquier tamaño y se ha diseminado a un solo ganglio linfático que mide tres centímetros o menos, en el mismo lado del cuello que el cáncer. O bien, el tumor mide más de 4 cm.

Estadio IVA: el tumor se ha diseminado a los tejidos contiguos en el labio y la cavidad bucal. O bien, el cáncer se ha diseminado a uno o más ganglios linfáticos en uno o ambos lados del cuello y los ganglios linfáticos afectados miden 6 cm o menos.

Estadio IVB: el tumor puede ser cualquier tamaño y se ha diseminado a uno o más ganglios linfáticos que miden más de 6 cm. O bien, el tumor se ha diseminado a los músculos o huesos de la cavidad bucal, o a la base del cráneo y la arteria carótida. El cáncer puede haberse diseminado a uno o más ganglios linfáticos en uno o ambos lados del cuello.

Estadio IVC: el tumor se ha diseminado más allá del labio y la cavidad bucal a otras partes del organismo. El tumor puede ser de cualquier tamaño y puede haberse extendido a los ganglios linfáticos.

Dado que la boca y la garganta son componentes esenciales de los actos de comer, respirar y hablar, el tratamiento y la rehabilitación del cáncer de boca requieren un equipo de profesionales sanitarios dirigido por un médico especializado en el tratamiento de los cánceres de boca. Los miembros del equipo pueden incluir logopedas, dietistas y cirujanos plásticos, que trabajan en colaboración para restablecer la función física en la medida de lo posible.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más frecuente del cáncer de boca. El tipo de intervención depende del tipo y el estadio del tumor. Pueden precisarse varias intervenciones quirúrgicas para tratar el cáncer y restablecer la función física y el aspecto. Aunque el cirujano extirpe todo el cáncer, algunos pacientes necesitan tratamiento adicional para aumentar las probabilidades de éxito, que puede consistir en quimioterapia o radioterapia.

Existen varias técnicas quirúrgicas para tratar el cáncer de boca y bucofaringe:

  • Extirpación del tumor o una incisión local más amplia para extirpar el tumor y tejido sano adyacente
  • Extirpación de parte o la totalidad de la mandíbula
  • Maxilectomía (extirpación del hueso del paladar)
  • Disección cervical o extirpación de los ganglios linfáticos y otros tejidos del cuello
  • Cirugía plástica, como injertos cutáneos, colgajos de tejido o implantes dentales para restablecer los tejidos extirpados de la boca, garganta o cuello
  • Traqueotomía, o colocación de un orificio en la tráquea, para facilitar la respiración de los pacientes con tumores muy grandes o después de la extirpación quirúrgica del tumor
  • Cirugía dental para extirpar dientes o ayudar a la reconstrucción

Radioterapia

En el cáncer de boca y bucofaringe puede utilizarse radioterapia aislada para tratar tumores pequeños o en estadio intermedio o para destruir las células cancerosas residuales después de la intervención quirúrgica, o bien puede combinarse con quimioterapia en tumores avanzados. El método de radioterapia empleado depende del tipo y el estadio del cáncer.

La radioterapia externa es el procedimiento más habitual para tratar los cánceres de boca y bucofaringe. Conocida como radioterapia modulada por la intensidad (RTMI), estos haces muy centrados tratan el tumor, al tiempo que respetan el tejido de las glándulas salivales, con el objetivo de conservar la producción de saliva.

La radioterapia interna o braquiterapia administra radiación con semillas, agujas o tubos diminutos que se implantan en el tumor. Tras colocar los implantes, los pacientes permanecen en el hospital durante varios días con un contacto humano limitado. Los implantes se extraen antes de que el paciente abandone el hospital.

Quimioterapia

La quimioterapia puede emplearse para reducir el tamaño del cáncer antes de la cirugía o radioterapia, o bien puede combinarse con radioterapia para aumentar la eficacia de ambos tratamientos. También puede utilizarse para reducir los tumores que no pueden extirparse quirúrgicamente. Los medicamentos usados con más frecuencia en el cáncer de boca y bucofaringe son cisplatino y 5-fluorouracilo. Carboplatino y paclitaxel también se emplean en combinación.

Factores de crecimiento tumoral

La investigación reciente sobre los factores de crecimiento se muestra prometedora en el tratamiento del cáncer de boca y bucofaringe. Los factores de crecimiento son sustancias parecidas a hormonas que aparecen de forma natural en el organismo y favorecen el crecimiento celular. Un receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGF) presente en la superficie de algunas células de cáncer de boca y bucofaringe puede unirse a determinadas sustancias que estimulan el crecimiento tumoral. Se están evaluando nuevos fármacos que se dirigen contra los receptores del EGF y pueden impedir el crecimiento de las células cancerosas.