Cáncer de hueso | MD Anderson Cancer Center Madrid
Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Cáncer de hueso


El cáncer de hueso es un sarcoma (tumor canceroso) que se origina en el hueso. En España se diagnostican poco más de medio centenar de casos nuevos cada año, de modo que el cáncer de hueso primario es relativamente infrecuente.

El cáncer de hueso secundario (o metastásico) es un cáncer que se disemina al hueso desde otra parte del cuerpo. Este tipo de cáncer de hueso es más frecuente que el cáncer de hueso primario.

Tipos

Los tipos más frecuentes de cáncer de hueso primario son:

  • Osteosarcoma
  • Condrosarcoma
  • Sarcoma de Ewing

El osteosarcoma y el sarcoma de Ewing aparecen con más frecuencia en niños y adolescentes, mientras que el condrosarcoma es más habitual en adultos.

Los síntomas del cáncer de hueso pueden variar dependiendo del tamaño y la localización del tumor. El dolor es el síntoma más común, así como hinchazón e hipersensibilidad(procedente de un tumor localizado en el interior o cerca de una articulación), o dificultad para el movimiento normal. Otros síntomas pueden ser:

  • Cansancio
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Anemia


La presencia de uno o más de los síntomas citados no implica necesariamente que tenga un cáncer de hueso. Sin embargo, es importante que consulte estos síntomas con su médico, ya que podrían indicar otros problemas de salud.

Noticias
Eventos

En este momentos no existen eventos de Cáncer de hueso

Docencia

En este momentos no existen cursos de Cáncer de hueso

Ensayos clínicos
Ensayo de fase 1a/2a, abierto y multicéntrico, para investigar la seguridad, tolerabilidad y actividad antitumoral de dosis repetidas de Sym015, una mezcla de anticuerpos monoclonales dirigida frente al receptor MET, en pacientes con tumores malignos sólidos en fase avanzada
Estudio fase IIIB, prospectivo, randomizado, abierto que evalúa la eficacia y seguridad de Heparina/Edoxaban versus Dalteparina en tromboembolismo venoso asociado con cáncer.
Tumores sólidos. Antiemesis Estudio fase III, multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, con control activo para evaluar la seguridad y eficacia de Rolapitant en la prevención de náuseas y vómitos por la quimioterapia (NVIQ) en pacientes que reciben quimioterapia altamente emética (QAE). A phase III, multicenter, randomized, double blind, placebo controlled study of the safety and efficacy of Rolapitant for the treatment of Chemotherapy-induced nausea and vomiting in subjects receiving highly Emetogenic Chemotherapy (HEC)
Ensayo clínico en fase I de determinación de dosis del antiangiogénico multidiana Dovitinib (TKI258) más paclitaxel en pacientes con tumores sólidos.

Causas
No se conoce la causa exacta de la mayoría de los cánceres de hueso. No se conocen modificaciones de los hábitos de vida que puedan aplicarse para reducir el riesgo de padecer cáncer de hueso.

Factores de riesgo
Al igual que en la mayoría de los cánceres, se sabe que determinados factores de riesgo se encuentran relacionados con el cáncer de hueso. Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la posibilidad de contraer la enfermedad. Es importante señalar que la presencia de uno o varios factores de riesgo no significa que vaya a contraer un cáncer de hueso. De hecho, la mayoría de las personas que presentan un cáncer de hueso no tienen factores de riesgo evidentes.

Los principales factores de riesgo de cáncer de hueso están relacionados básicamente con el hecho de haber padecido otras enfermedades, con tratamientos específicos para otras enfermedades y con la edad del paciente. Las siguientes enfermedades aumentan ligeramente el riesgo de cáncer de hueso. Si padece alguna de ellas, solicite más información al médico.

  • Síndrome de Li-Fraumeni
  • Síndrome de Rothmund-Thompson
  • Retinoblastoma (un cáncer de ojo poco frecuente de los niños)
  • Enfermedad de Paget
  • Exóstosis múltiples (osteocondromas múltiples)

Otros factores de riesgo de cáncer de hueso son:

Radioterapia: las personas que han recibido radioterapia por un cáncer previo tienen un mayor riesgo de padecer un cáncer de hueso con posterioridad. El hecho de ser tratado a edades más tempranas y de recibir dosis altas de radiación incrementa el riesgo de cáncer de hueso.

Trasplante de médula ósea: se han descrito cánceres de hueso en un pequeño número de personas que se han sometido a un trasplante de médula ósea (células madre).

El osteosarcoma y los cánceres de hueso secundarios se diagnostican mediante una radiografía. También puede realizarse una resonancia magnética (RM) y tomografía computarizada (TC) para determinar la cantidad de hueso que ha sido destruida por el tumory si se ha diseminado. Una biopsia, un procedimiento para obtener una muestra de hueso, confirmará la presencia de células cancerosas. Existen dos tipos de biopsia de hueso:

Biopsia con aguja: se introduce una aguja larga y hueca a través de la piel en la zona de hueso que ha de analizarse. La aguja extrae una muestra cilíndrica de hueso para su examen. El paciente suele permanecer despierto durante este procedimiento, pero se utiliza un anestésico local para adormecer la zona.

Biopsia abierta: este procedimiento requiere que el paciente esté bajo anestesia general (dormido). Se efectúa una incisión y el cirujano extirpa un trozo diminuto de hueso de la zona sospechosa para su examen al microscopio.

Cirugía
La cirugía suele ser el tratamiento primario para el sarcoma, si bien la radioterapia y la quimioterapia también desempeñan funciones importantes. Puede recomendarse una o ambas para reducir el tamaño del tumor y hacerlo operable, para conservar un miembro, para posibilitar una intervención quirúrgica menos extensa o para cerciorarse de que se destruyen las células cancerosas microscópicas.

Radioterapia
En esta patología se emplean la siguiente tecnología y tipos de Radioterapia:

Simulación virtual con TAC
Radioterapia de intensidad modulada (IMRT)