Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Cáncer de mama inflamatorio


El cáncer de mama inflamatorio es una forma rara, pero agresiva, de cáncer de mama. Aunque representa el 2%-6% de todos los cánceres de mama, la supervivencia global a los 5 años es del 40%, en comparación con casi el 90% con todos los tipos de cáncer de mamacombinados. La clave para la supervivencia es un diagnóstico precoz y exacto y la existencia de profesionales sanitarios especializados en el cáncer de mama inflamatorio.

Síntomas del cáncer de mama inflamatorio

El cáncer de mama inflamatorio puede cursar de diversas formas y los síntomas de cada paciente son únicos. Lo que hace diferente al cáncer de mama inflamatorio de otros cánceres de mama es que los síntomas evolucionan con gran rapidez, a menudo en cuestión de semanas. La mayoría de las mujeres con cáncer de mama inflamatorio no llegan a detectar un bulto. El cáncer de mama inflamatorio cubre rápidamente la mama en forma de láminas que producen un engrosamiento de la piel, pero sin bultos detectables.

Los síntomas del cáncer de mama inflamatorios pueden consistir en:

  • Hinchazón de la mama, de modo que de repente aparece una mama mucho mayor que la otra
  • Picor
  • Zona de color rosa, rojo u oscuro, a veces con hoyuelos en la piel de la mama, que adquiere un aspecto de “piel de naranja”
  • Crestas y zonas engrosadas de la piel
  • Mama que se siente caliente al tacto
  • Retracción o aplanamiento del pezón
  • Dolor mamario

No es necesario tener todos estos síntomas para pensar en la posibilidad de un cáncer de mama inflamatorio. El cuadro clínico de cada paciente es único. Dado que los síntomas del cáncer de mama inflamatorio son muy similares a los de una infección (mastitis), el médico quizá le recete un ciclo de antibióticos. Cuando los síntomas no mejoran o incluso empeoran, se recomienda firmemente un estudio de imagen de las mamas (mamografía y ecografía) y una biopsia. Se trata de procedimientos sencillos de cribado del cáncer. El diagnóstico del cáncer de mama inflamatorio en un estadio precoz puede salvar la vida.

Noticias
Eventos

En este momentos no existen eventos de Cáncer de mama inflamatorio

Docencia

En este momentos no existen cursos de Cáncer de mama inflamatorio

Factores de riesgo
Aún no se han determinado las causas exactas del cáncer de mama inflamatorio. Sin embargo, investigaciones realizadas en el MD Anderson indican que determinados factores de riesgo se asocian a una mayor probabilidad de padecer cáncer de mama inflamatorio:

Edad: el cáncer de mama inflamatorio puede aparecer en mujeres de cualquier edad. Las mujeres con cáncer de mama inflamatorio tienden a ser algo más jóvenes que otras pacientes con cáncer de mama.

Raza: las mujeres de ascendencia norteafricana parecen tener una mayor probabilidad de padecer cáncer de mama inflamatorio que otros grupos étnicos.

 

Tabaquismo: no hay una relación evidente entre el cáncer de mama inflamatorio y el tabaquismo.

 

Antecedentes familiares: el cáncer de mama, en general, parece acumularse en algunas familias. Por ahora, no hay ningún factor de riesgo genético detectable de cáncer de mama inflamatorio. Los genes exactos responsables no han sido debidamente identificados, aunque las alteraciones del ADN que incrementan el riesgo de una persona de padecer otros tipos de cáncer aumentan el riesgo de cáncer de mama inflamatorio.

 

Obesidad: las personas con un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 tienen más probabilidades de padecer un cáncer de mama inflamatorio.

Diagnóstico
Cuando la mama no responde a los antibióticos, han de solicitarse varias pruebas diagnósticas para evaluar mejor la mama y los ganglios linfáticos. En lugar de formar un bulto, el cáncer de mama inflamatorio crece en láminas planas que no se palpan en una exploración de las mamas.

 

Entre las pruebas diagnósticas de cáncer de mama inflamatorio figuran:

  • Mamografía
  • Ecografía de la mama y los ganglios linfáticos
  • Biopsia de cualquier masa, adenopatía o piel de la mama

En la mayoría de los casos de cáncer de mama inflamatorio, una mamografía no revelará una masa definida, pero puede mostrar un engrosamiento de la piel o adenopatías. De nuevo, en la mayoría de los casos, no se observa una masa diferenciada. La ecografía se utiliza para evaluar mejor una zona anormal y para examinar los ganglios linfáticos. También puede emplearse como guía para una biopsia.

 

Una vez que la biopsia confirma la existencia de células cancerosas, pueden ser necesarias más pruebas de imagen y posiblemente más biopsias para obtener una idea exacta de la enfermedad, un procedimiento conocido como estadificación.

 

El médico puede usar varios términos para referirse al cáncer de mama inflamatorio. Entre ellos cabe citar los de carcinoma canalicular invasivo, carcinoma de mama con invasión linfática dérmica o carcinoma inflamatorio de la mama. Todos estos términos hacen referencia al cáncer de mama inflamatorio. El cáncer de mama inflamatorio es un estadio IIIB en el momento del diagnóstico. Cuando el cáncer se ha diseminado a otras partes (ha metastatizado), se trata de un cáncer en estadio IV. A pesar de un diagnóstico en estadio avanzado, las mujeres con cáncer de mama inflamatorio pueden responder con rapidez al 

Se precisa una estrategia multidisciplinar para tratar con éxito el cáncer de mama inflamatorio. Un plan habitual de tratamiento incluirá quimioterapia inicialmente, cirugía, radioterapia y posiblemente tratamiento hormonal para prevenir recidivas.

Quimioterapia
El objetivo de la quimioterapia consiste en eliminar o reducir el cáncer de mama inflamatorioantes de la cirugía. El uso de quimioterapia antes de la intervención quirúrgica se denomina quimioterapia neoadyuvante. Las antraciclinas (doxorrubicina o epirrubicina) y los taxanos (paclitaxel o docetaxel) son los quimioterápicos más eficaces en el cáncer de mama inflamatorio. La mayoría de las mujeres con cáncer de mama inflamatorio reciben una combinación de al menos dos fármacos diferentes.

La quimioterapia debe iniciarse lo antes posible para prevenir la diseminación de la enfermedad. Cuando la enfermedad no ha metastatizado (extensión más allá de la mama), el tratamiento con quimioterapia durará unos seis meses e incluirá diversos quimioterápicos diferentes. Se trata de medicamentos muy activos en la lucha contra el cáncer de mama y, en general, se observará una mejoría notable una vez que comience la quimioterapia.

Cirugía
Dado que el cáncer de mama inflamatorio no se manifiesta como un bulto diferenciado, no suele ser posible practicar cirugía para extirpar exclusivamente el tejido canceroso (tumorectomía). Se recomienda una mastectomía completa (extirpación de toda la mama) para eliminar todas las zonas afectadas. Muchas mujeres con cáncer de mama inflamatoriotienen afectados los ganglios linfáticos axilares. El cirujano evaluará los ganglios linfáticos en el momento de la cirugía. La reconstrucción de la mama no se recomienda hasta que haya concluido el tratamiento y no existan datos de enfermedad.

Radioterapia
Tras finalizar la quimioterapia y la cirugía, se aplica radioterapia sobre la pared torácica y los ganglios linfáticos. La radioterapia ayuda a controlar la enfermedad y reducir el riesgo de recidivas y también puede emplearse para tratar metástasis y controlar el dolor, así como en pacientes que no pueden someterse a una intervención quirúrgica. Las mujeres con cáncer de mama inflamatorio se someten habitualmente a radioterapia dos veces al día.

En esta patología se emplean la  siguiente tecnología y tipos de Radioterapia:

  • Simulación virtual con TAC
  • Radioterapia de intensidad modulada (IMRT)
  • Gating respiratorio

Tratamiento endocrino
Cuando el cáncer de mama inflamatorio tiene receptores hormonales positivos (receptores de estrógenos [RE] o de progesterona [RP]), se requerirá tratamiento hormonal. Hay medicamentos orales diseñados para bloquear la producción de estrógenos y progesterona o para detener su activación. El tipo de tratamiento hormonal depende del estado relativo a la menopausia de la paciente, si bien en todas cabe esperar que reciban tratamiento hormonal durante cinco años.

Trasplante de células madre
En una cierta población, la de pacientes que han completado el tratamiento inicial o que presentan metástasis sensibles al tratamiento, un trasplante de células madre puede ser una opción con el objetivo de reducir las posibilidades de recidiva.