Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Feocromocitoma


Las glándulas suprarrenales son órganos de forma triangular que se localizan encima de los riñones. Son las principales responsables de la liberación de hormonas que tienen un efecto estimulante sobre el corazón, el flujo sanguíneo y la dilatación de las arterias.

Cada glándula suprarrenal se divide en una corteza externa y una médula interna. La corteza suprarrenal sintetiza hormonas esteroideas que mantienen la presión arterial y el equilibrio hidrosalino. La médula suprarrenal procede de las células nerviosas y es una fuente de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), las “hormonas del estrés” que aumentan la vigilancia, la fuerza y la rapidez ante situaciones de urgencia.

El feocromocitoma es un tumor de la médula suprarrenal que produce catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), las denominadas “hormonas del estrés” que aumentan la vigilancia, la fuerza y la rapidez ante situaciones de urgencia. En las personas con feocromocitomas, la médula produce catecolaminas en exceso.

Noticias
Eventos

En este momentos no existen eventos de Feocromocitoma

Docencia

En este momentos no existen cursos de Feocromocitoma

El feocromocitoma puede cursar sin síntomas o manifestarse con los síntomas clásicos, que son semejantes a la sensación que se experimenta en una situación de estrés agudo:

  • Aumento de la presión arterial, ya sea persistente o intermitente
  • Sudor
  • Dolor de cabeza
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • Sensación de ansiedad, angustia o miedo
  • Palidez
  • Mareo o sensación de inestabilidad al estar de pie
  • Temblor
  • Pérdida de peso

Aproximadamente el 15% de los feocromocitomas forman parte de un síndrome genético. El feocromocitoma puede estar relacionado con el síndrome de neoplasias endocrinas múltiplesde tipo 2 (MEN2), la enfermedad de Von Hippel-Lindau (VHL) y la neurofibromatosis de tipo 1 (NF1), además de con el feocromocitoma/paraganglioma familiar. La mayoría de los feocromocitomas son esporádicos, lo que significa que no tienen una base genética conocida.

El feocromocitoma suele tratarse mediante cirugía, que en ocasiones requiere la extirpación completa de la glándula suprarrenal afectada. En algunos casos, el cirujano consigue respetar la corteza (capa externa) extirpando únicamente el tumor y la médula suprarrenal.

A veces es posible realizar una intervención laparoscópica, con incisiones más pequeñas e instrumentos en miniatura, en pacientes cuidadosamente seleccionados. Cuando se extirpan las dos glándulas suprarrenales (feocromocitoma bilateral), es preciso administrar tratamiento hormonal de por vida. Ha de hacerse un cribado del feocromocitoma antes de cualquier intervención quirúrgica, embarazo o parto programado.