Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Cáncer suprarrenal


Las glándulas suprarrenales son órganos de forma triangular que se localizan encima de los riñones. Son las principales responsables de la liberación de hormonas que tienen un efecto estimulante sobre el corazón, el flujo sanguíneo y la dilatación de las arterias.

Cada glándula suprarrenal se divide en una corteza externa y una médula interna. La corteza suprarrenal sintetiza hormonas esteroideas que mantienen la presión arterial y el equilibrio hidrosalino. La médula suprarrenal procede de las células nerviosas y es una fuente de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), las “hormonas del estrés” que aumentan la vigilancia, la fuerza y la rapidez ante situaciones de urgencia.

El cáncer suprarrenal, denominado también carcinoma corticosuprarrenal, es un tumormaligno que aparece en la corteza, o capa externa, de la glándula suprarrenal. Es un cáncermuy raro .

Alrededor del 70% de los cánceres suprarrenales son funcionales, lo que significa que producen hormonas, a menudo en cantidades excesivas. Los tumores no funcionales no producen hormonas. Por desgracia, tan solo el 30% de estos tumores se encuentran limitados a la glándula suprarrenal en el momento del diagnóstico, de modo que la mayor parte se han diseminado a pulmones, huesos, hígado o peritoneo (la membrana que reviste la cavidad abdominal).

Noticias
Eventos

En este momentos no existen eventos de Cáncer suprarrenal

Docencia

En este momentos no existen cursos de Cáncer suprarrenal

La edad es, quizá, el factor de riesgo más importante del cáncer suprarrenal. La mayoría de los casos se observan en adultos de 40 a 50 años, aunque esta enfermedad también afecta a niños menores de 5 años. Pese a que no se ha determinado una base genética, las personas con síndrome de Li-Fraumeni pueden estar en situación de riesgo.

El síndrome de Li-Fraumeni se debe a una mutación hereditaria del gen "supresor tumoral" p53 que puede ocasionar la aparición de varios tipos de cáncer, incluidos tumores suprarrenales.

Los síntomas del cáncer suprarrenal son muy variables y dependen de las hormonas sintetizadas por el tumor. En torno al 50% de los tumores producen un exceso de cortisol, lo que causa síntomas de un síndrome de Cushing.

Los tumores que producen andrógenos (la hormona "masculina") pueden no ocasionar síntomas en los varones, mientras que las mujeres pueden presentar un crecimiento excesivo del vello facial y corporal, una voz más profunda o una menstruación irregular.

Los tumores que producen estrógenos (la hormona "femenina") pueden causar sensibilidad o aumento de tamaño de las mamas, disminución de la libido o disfunción eréctil en los varones, mientras que las mujeres no perciben síntomas hasta que el tumor crece lo suficiente como para afectar a los órganos próximos.

Cirugía
La cirugía es el tratamiento de primera línea de los cánceres y otras enfermedades de las glándulas suprarrenales. Normalmente, se extirpa toda la glándula suprarrenal afectada (suprarrenalectomía). Cuando se extirpan las dos glándulas suprarrenales, los pacientes tendrán que recibir tratamiento hormonal durante el resto de su vida.

 
Suprarrenalectomía laparoscópica
Algunos pacientes cuidadosamente seleccionados pueden someterse a una suprarrenalectomía laparoscópica, una técnica quirúrgica mínimamente invasiva. Se practican tres o cuatro incisiones de un centímetro en el abdomen o la espalda para introducir el laparoscopio, que es una cámara situada en el extremo de un tubo largo y fino, así como pequeños instrumentos que permiten desplazar los órganos próximos y extirpar la glándula suprarrenal afectada. Los cirujanos observan su evolución en monitores de vídeo montados sobre la mesa de quirófano. Se extirpa la glándula suprarrenal del riñón y se introduce en una bolsa de plástico para su extracción por una de las incisiones quirúrgicas. Los pacientes obesos o que se han sometido a cirugía abdominal previa son buenos candidatos a un procedimiento retroperitoneal, en el que las incisiones se practican en la espalda en lugar de en el abdomen.

Una suprarrenalectomía laparoscópica suele durar en torno a 1-2 horas, si bien puede prolongarse más tiempo en casos complejos. En general, los pacientes tienen estancias hospitalarias más breves, una menor pérdida de sangre y unos tiempos de recuperación más cortos que con las técnicas quirúrgicas convencionales.

Los mejores candidatos a una suprarrenalectomía laparoscópica son los pacientes con:

  • Tumores benignos
  • Diagnóstico de feocromocitoma, síndrome de Cushing o adenoma suprarrenal
  • Producción excesiva de hormonas en ambas glándulas suprarrenales (enfermedad de Cushing)

Otros candidatos a laparoscopia son los pacientes con metástasis aisladas en una glándula suprarrenal procedentes de otros focos (pulmón, mama y melanoma).

 
Otros tratamientos
La mejor forma de tratar a los pacientes con sospecha de carcinomas corticosuprarrenales es mediante una intervención quirúrgica abierta convencional para extirpar el tumor y otros tejidos afectados. En los pacientes con carcinoma corticosuprarrenal avanzado puede utilizarse quimioterapia con mitotano para aliviar los síntomas debidos a la progresión de la enfermedad. Este tipo de cáncer no es sensible a la radioterapia.