Buscar

El cáncer de la A a la Z

Tipos de cáncer, cómo prevenirlos, diagnóstico y tratamiento.

VOLVER

Cáncer de esófago


El cáncer de esófago aparece en el tubo que transporta los alimentos desde la boca al estómago. Aunque la supervivencia ha mejorado a lo largo de los años, el cáncer de esófagosuele diagnosticarse cuando ya está avanzado y es más difícil de tratar.

Tipos de cáncer de esófago

El carcinoma epidermoide se produce en las células que revisten el esófago. Este tipo de cáncer de esófago es más frecuente en las personas de raza negra.

El adenocarcinoma aparece en el tejido glandular, sobre todo en la parte inferior del esófago próxima al estómago. Se trata del tipo más frecuente de cáncer de esófago. Los adenocarcinomas son más comunes en las personas de raza blanca.

Los síntomas del cáncer de esófago no suelen ser evidentes en sus primeras fases. Aun cuando los síntomas siguientes no significan necesariamente la presencia de un cáncer, los pacientes han de considerar la posibilidad de ponerse en contacto con un médico cuando los manifiesten:

  • Problemas para tragar (disfagia)
  • Dolor, presión o escozor en la garganta o el pecho
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Ronquera
  • Hipo persistente
  • Tos crónica
  • Antecedentes prolongados de tabaquismo
  • Consumo de alcohol, especialmente cuando se combina con tabaquismo
  • Esófago de Barrett: trastorno en el que el reflujo ácido crónico provoca cambios en las células que revisten la porción inferior del esófago, lo que aumenta el riesgo de adenocarcinoma
  • Acalasia: enfermedad en la que el esófago no logra desplazar correctamente los alimentos al estómago
  • Tilosis: trastorno hereditario raro que causa un crecimiento excesivo de piel en las plantas de los pies y las palmas de las manos y que se acompaña de una probabilidad de casi el 100% de padecer un cáncer de esófago
  • Membranas esofágicas: colgajos de tejido que sobresalen hacia el esófago, lo que dificulta la deglución
  • Lejía u otras sustancias cáusticas: cuando se ingieren, estas sustancias pueden causar cicatrices que puede evolucionar a cáncer años después

El diagnóstico de cáncer de esófago puede hacerse de varias formas, entre ellas:

Radiografías del tubo digestivo.

Esofagoscopia: se introduce un tubo delgado en la boca para examinar el interior del esófago. Este procedimiento también puede utilizarse para obtener muestras de células gástricas para su análisis.

La tomografía computarizada (TC) se utiliza después de un diagnóstico positivo para determinar la extensión o diseminación del cáncer.

El tratamiento del cáncer de esófago depende del estadio.

El método terapéutico más común lo constituye la cirugía, la cual suele implicar la extirpación de la porción tumoral del esófago y los ganglios linfáticos vecinos, incluyendo en algunos casos la porción superior del estómago. Tras ello se efectúa una reconstrucción del tubo digestivo para reemplazar el esófago extirpado. El tratamiento con quimioterapia y radioterapia puede ser la opción ideal en algunos pacientes, o constituir un complemento a la cirugía.

Técnicas Quirúrgicas:
Esofagectomía: se extirpan las porciones cancerosas del esófago y los ganglios linfáticos próximos.

Esofagectomía radical: se extirpa todo el esófago y la porción superior del estómago.

Quimioterapia
La quimioterapia, el uso de fármacos para destruir las células cancerosas, se combina con mayor frecuencia con radioterapia.

Radioterapia
Técnicas empleadas:

  • Simulación virtual con TAC
  • Radioterapia de intensidad modulada (IMRT)
  • Radioterapia volumétrica (VMAT)
  • Radiocirugía esterotáxica extracraneal (SBRT)